18 imprescindibles para la crianza

18-imprescindibles-crianza

¡Ya estoy de vuelta! Tengo aún las Navidades en la espalda y me ha costado sentarme a escribir, pero entre los propósitos del 2015 está el escribir más y más a menudo, así que tenía que empezar cuanto antes.

Empiezo el año bloguero con un listado, que sé que nos encantan a las maternas y también a las futuras maternas.

En este par de años de crianza, he utilizado millones de artilugios, otros tantos de cremas, hierbas y ungüentos; y siempre, todos ellos recomendados, por otras madres que a su vez habían hecho pruebas en las carnes de sus cachorros. Otros ya los tenía y su uso me ha reforzado el adorarlos más y más.

 Aquí va mi listado de lo más imprescindible para la crianza (tened en cuenta que en las sumas y las multiplicaciones: el orden de los productos no altera el resultado, así que no están en orden de prioridad):

1. Un smartphone: megas y megas de consultas, de blogs, de webs, de aplicaciones que te facilitan lo que sea, y alguna llamada de emergencia a quien sea que necesites que te conteste.

2. WhatsApp: en línea las 24h, a cualquier hora puedes lanzar una pregunta al chat materno que seguro en muy breve alguien te contesta, que si tiene fiebre, que si no sé qué silla de paseo comprar, que si habéis probado vosotras noséqué, preguntas existenciales superimportantes como si ¿le machaco la manzana con tenedor o con la minipimer? ¿hay que cortarle las uñas de derecha a izquierda o de izquierda a derecha? (que ahora me río, pero cuando te entra la duda… es la duda más importante del mundo).

3. Una roomba: las pelusas y los cacharros sin fregar se van a ir apoderando de tu pisito, cuando aprendes a fregar con una mano y en la otra el bebé todo empieza a funcionar; pero pasar el aspirador hace ruido, y aunque estés porteando a la criatura podría despertarse… mejor no arriesgar. La roomba funciona sola, y la puedes poner cuando te bajes a dar un paseito!

4. Una minipimer: el BabyLedWeaning está guay, millones de beneficios, de autonomía y todo de todo, pero… un puré, la facilidad de un puré bien pasadito, con bien de verduritas con sus kilos de nutrientes… Muchos días te ahorra tiempo y limpieza; con lo que ganas en paciencia, bienestar y te puedes echar una siesta conjunta con la conciencia tranquila, que siempre se agradece y se descansa mucho más.

5. Cualquier artilugio de porteo: bebé pegado a ti, bebé feliz, bebé feliz, madre tranquila, madre tranquila, padre relajado, padre relajado, familia muuuuy feliz.

6. Una gran alfombra en el salón: la espalda también tiene que descansar de tanto porteo, y dónde mejor que descansar que el suelo, del suelo no se caen, en el suelo se pueden mover a sus anchas y aprender y experimentar. El suelo es amigo y si no se lo preguntáis a Emmi Pikler.

7. Purelan: bendita crema para las grietas de los pezones que yo acabé usando para cualquier tipo de sequedad en la piel, en los labios, en la nariz… sirve para todo y es buenísima.

8. El bolso MaryPoppins del carrito que luego pasa a ser una mochila mona a tu espalda: hay que tener todo prevenido en todo momento, comida, pañales, ropa de repuesto, agua, biberones, muñequito de apego, crema para los golpes, bla bla bla… y para ti, si, para ti que antes llevabas un maxibolso sólo con cosas para ti, ahora te has reducido a: un monedero, el smartphone y las llaves de casa, y ya.

9. Bálsamo del Pirineo: la crema mágica de los golpes y contusiones. Sólo la venden en  Francia y merece la pena venirse cargado si viajáis al país vecino. Todas las demás depende de para qué tipo de golpes y de criatura golpeada, pueden no servir para nada (como era mi caso), a otros les sirve.

10. Fairy: cada vez que pones una lavadora pasas media hora frotando, buscando manchas aceitosas, de barro, de comidas varias, de galleta pegada, de vómito… un chorro de Fairy directo a la mancha y listo.

11. Stodal, Rinhomer , própolis, PranaBB y la cebolla cruda de la mesilla: he aquí el combinado perfecto tanto preventivo como paliativo de todo tipo de procesos catarrales, toses, mucosidades y esos horrores que impiden respirar a los infantes.

12. Washi-tape: para pegar los dibujos en la pared, para hacer el scalextric más molón del mundo, para poner en los botes de conservas qué es, para saber qué teta te toca cada vez, para decorar un lapicero, para arreglar el canto de ese libro que te ha destrozado experimentando, para ponérselo de tiritas a falta de éstas, para… ¿para todo?.

13. Las canciones que vagan en los recobecos de tu cerebro: si, todas esas que hacía siglos que no cantabas, pues ya las puedes desempolvar… la cucaracha, el elefante, el aurtxo polita, aquella nana que te cantaba tu abuela, esa canción que cantaba tu madre con letra inventada, la del caracol, col, col… y sobretodo los tan amados y odiados villancicos.

14. La botellita de agua: antigoteo y normal, de plástico o de aluminio, pero no olvides la botellita de agua, porque los niños beben toda esa agua que a los adultos nos dicen que deberíamos beber y no bebemos. Ellos si que saben lo que necesitan, y agua, necesitan a raudales.

15. Toallitas: para la cara, para las manos, para el culo, para el regueldo, para la masa de merienda en su boca que escupe en tu falda recién estrenada, para la pelota que cae encima de una caca de perro, lo que sea, siempre a mano.

16. Relatividad, empatía e imaginación: relativizar las necesidades, relativizar el tiempo y las exigencias y los objetivos. Empatizar con el prójimo y echar a volar toooda tu imaginación para sobrevivir.

17. Las camisetas interiores: nunca sabes dónde te vas a tener que sacar un pecho ni qué temperatura hará, ni si dependiendo de la ropa que lleves te vas a poder desabotonar la camisa, dar de si el cuello o levantarte toda vestimenta, en cualquiera de los casos, llevar una camisetita interior te permite conservar algo de calor!

18. Galletas: nunca, nunca, salir de casa sin el tupercito de las galletas! Te sacan de todo apuro!

¿Ampliamos la lista? ¿Cuáles son vuestros imprescindibles? ¿Qué os está facilitando la vida en este maravilloso mundo de la crianza? ¡Cuéntame!

-Natalia

***PD: la maravilla de foto es del archivo personal de mi padre y data de marzo de 1967,  la bella dama es mi madre. El Abuello es bloguero y desde hace más años que yo, así que estoy intentando que se anime a hacerme unas colaboraciones, pero se está haciendo de rogar. Os paso su web.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

★Feliz Navidad★

feliz-navidad-felices-liadas-pardas

Papá Nöel, el Olentzero, los Reyes Magos… todos traen regalos y sólo un humano para desenvolverlos, creo que mi #queridopollito estaba preocupado con que no le diera tiempo de abrirlos en las vacaciones, y empezó antes de lo que debía… Toda la mochila del carbonero vasco y el saco completo del abuelo nórdico, había que abrirlos todos, y abrirlos en silencio, ese mismo silencio fue el que le delató, claramente… calladito y en otra habitación, así suelen ser las liadas pardas siempre.

Pero claro, los regalos eran de mentira, dentro sólo había un cuadradito de forespán y aún así ¡el contenido del envoltorio no decepcionó!. Qué maravilla vivir en ese constante estado de sorpresa, de curiosidad, de satisfacción e incluso de frustración a veces.

¡Mamá me gusta pisar estoooo!- gritaba emocionadísimo mientras los cuadraditos se destruían y se convertían en miles de bolitas. Yo sólo pensaba en el aspirador, claro, mientras La Destrucción se apoderaba del pequeño… (bueno suele poseerle habitualmente, no es nada nuevo) y disfrutaba aplastando, como con las bolitas de plastilina que hicimos otro día.

Familias del mundo, estad atentos para que vuestros cachorros no desenvuelvan todos los regalos!!

_LaJpT on Make A Gif, Animated Gifs

¡El #queridopollito y yo os deseamos Feliz Navidad!

Natalia.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Así ponemos nuestra Navidad

asi-ponemos-nuestra-navidad

En casa de mis padres, el puente de diciembre siempre fue el pistoletazo de salida para la Navidad: montábamos el árbol, poníamos el Belén y las hermanas nos volvíamos locas poniendo las cintas de cassette con los villancicos y tocando la pandereta…

Este año, como había que coser, hemos acabado de montar toda la decoración hace apenas unos dias, he hecho un montonazo de nubes, haciendo honor al cielo de nuestra querida Vitoria-Gasteiz, y después de esparcir por el suelo todos los adornos, que en realidad, es lo más divertido de todo juego, y batallar un poco con el #queridopollito para que no les arrancase los ojitos a los adornos, ¡ya tenemos nuestra Navidad en el hogar!

Teníamos tantas nubes que le hemos cedido las más naranjas al escaparate de Galería Púrpura, ¡ese si que es 100% DIY !, se ha currado mi hermanita (que todo queda en familia) un pino navideño hecho con palets que le ha quedado ideal ideal, lo podéis ver en persona si estáis por el norte, o pasaros por su blog.

Aunque no seamos muy religiosos por estos lugares… me quedo con ganas de poner el Belén, tengo un bonito recuerdo de él de cuando yo era pequeña, esas pequeñas maquetas llenas de figuritas haciendo sus quehaceres, y los Reyes Magos avanzando por el caminito… el año que viene probablemente lo pongamos, y lo que también pondremos será un pino de verdad, de los naturales, para pasarme toda la navidad barriendo las espiguitas que suelta.

esparcir-arbol-navidad-mimamiblue
arbol-navidad-mimamibluearbol-navidad-miammiblue-nubesnube-mimamiblue
Y con esto y unas galletitas de mantequilla… os recomiendo que decoréis el árbol, por muy poco que os guste la Navidad, es un rato maravilloso con los cachorr@s y a ellos les encantará!.

¡El #queridopollito y yo os deseamos Feliz Navidad!

Natalia.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Así cosemos nuestra Navidad

 

arbol-navidad-mimamiblue

 

Estamos llevando al pie de la letra las 6 ideas para disfrutar de Diciembre, con la pequeña constante de que “no me da la vida” y he decidido tomarme las cosicas con más calma.

Suelo decidir esto habitualmente y luego se me olvida y entonces lo vuelvo a decidir, y así pasa el tiempo…

El pasado fin de semana subimos al desván para buscar el árbol, los adornos y toda la parafernalia navideña apta para bebés, o sea todo lo irrompible y duradero, pero… al sacarlo de las bolsas, ¡horror! nos faltaban adornos por todas partes! Y me vi obligada a desempolvar las telas, los hilos, las tijeras y sacar tiempo de las noches para la máquina de coser.

Así cosemos nuestra Navidad, con amor, con cuidado, despacito, con buena letra y con el #queridopollito durmiendo a ratos como un bebé y otros ratos como un señor insomne de 85, eso ha dificultado la costura, pero una ya está acostumbrada a los “coitus interrumptus” de actividades.

Vamos a llenar el árbol de nubes esponjosas y sonrientes, como las nubes que abarrotan nuestra bonita ciudad, va a ser una Navidad 50% DIY.

 nuestra-navidad-mimamiblue

¡Besos familias, y a seguir disfrutando de Diciembre!

Natalia.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Los martes… PIZZA

martes-pizza-mimamiblue-maternidad-1

Una de las cosas que más me ha facilitado la vida con esto de la maternidad, es seguir un menú semanal casi fijo; digo “casi fijo” porque como las normas están para saltárselas y al final siempre hago lo que me da la gana; eso sí, siguiendo con las necesidades dietéticas y proteínicas y bla bla bla.

Porque hay que comer de todo y variado, y si no tienes un menú planificado puedes acabar en un bucle infinitito de tus platos estrella y facilitos, que normalmente no suelen ser ni sanos ni equilibrados.

En ese menú planificado pone que los martes…¡cenamos pizza!; es fácil y sencilla, le puedes echar lo que quieras y es una genial manera de que hasta “los más especialitos” coman verduras. Me encanta prepararla también porque suelo pedirle al #queridopollito que me ayude :

1. La primera, porque de otra manera es imposible hacer la cena y sería el momento en el que lo enchufo a ver dibujos en la tele.

2. La segunda porque cocinar para ellos es una manera más de experimentar, mancharse y llevarse a la boca algún alimento nuevo, porque él es de los que picotean mientras cocinan y luego llega sin hambre a la mesa… pero ese es otro cantar.

3. Y la tercera… porque, odio cocinar, y si encima me tengo que ir sola a la cocina sería como un castigo, acompañada es todo muuucho mejor.

Me gustaría saber cómo lo hacéis vosotros, ¿seguís un menú semanal o vais improvisando dia a dia?, ¿tenéis algún truco para no repetir platos y platos?

¡Compartamos ideas!

Natalia

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone